26 abr. 2010

Si el dinero naciera en los árboles...

Ahora que se acerca el día del niño me he puesto a recordar que de pequeño al igual que muchos de ustedes, llegue a creer en el cuento de que el dinero podía crecer en los árboles y sin duda, si esto fuera realmente posible todos deberíamos tener una buena escalera con la posibilidad de agregarle las extensiones necesarias para poder llegar hasta las copas más altas.

¿Porque no regalarle a nuestros niños una escalera hacia la prosperidad y la riqueza?

Pensemos un poco.

Lo primero que habrá de hacerse será colocar un par de buenas vigas que serán los soportes de los peldaños de la escalera, con una educación financiera basada en el ejemplo y la experiencia práctica, luego habrá que enseñarles a vivir y disfrutar de los beneficios del trabajo, el ahorro, la planificación y la disciplina que se convertirán con el tiempo en los peldaños que los ayudarán a llegar cada vez mas alto en la vida.

Alentarlos a experimentar que solventar los problemas económicos por uno mismo es mucho más gratificante en vez de tener que «mendigar» monedas a los mayores.  El dinero prestado, los regalos o las «ayuditas» no pueden reemplazar la grata sensación que se vive cuando se logra equilibrar el presupuesto personal permitiéndonos comprar aquello para lo que estuvimos ahorrando con empeño o cuando tenemos que tomar una decisión seria con respecto a como aplicar nuestro dinero. Es de este modo como los niños podrían aprender a aumentar los peldaños de su propia escalera hacia la cima del éxito.


Hasta la próxima.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Gracias anticipadas por su comentario.
Por favor, Ponga su nombre o seudónimo para poder darle continuidad a la conversación.
Seguiremos en contacto.

Alto al Spam

Estimados lectores, el acoso de los spammers ha aumentado considerablemente por lo que debo tomar algunas medidas restrictivas. Por favor, procure que sus comentarios estén relacionados con la entrada, comente con su nombre y no ponga enlaces si no son relevantes, si lo hace, agradeceré que sean inactivos. Espero contar con su comprensión.